La nueva Ley de la UE que amenaza al periodismo

0
239
BRENDA GARCÍA DÍAZ  |  Fotografía:  Sandra Soria |

Los sindicatos y jefes de prensa tratan de frenar el espionaje que se está intentando implantar en torno a los medios de comunicación.

Una nueva ley está tratando de aterrizar en Bruselas, y es que, desde la Unión Europea, quieren supervisar más a fondo lo que publican los periodistas, con los que han comenzado una intensa batalla. Dicha Ley de Libertad de Medios establece las situaciones en las que pueden ser sometidos a vigilancia y, por ende, al espionaje en caso de que estos lo consideren como concepto de seguridad nacional.

La ley fue presentada hace un año, con el supuesto objetivo de conseguir la independencia de las empresas periodísticas, aunque esto no está siendo del todo así, ya que la EMFA, siglas que recibe en inglés dicha ley, trata de acabar con un derecho de la profesión, la protección de las fuentes. Sobre el papel, una de las claves sería la instalación de algún software espía, como Pegasus, en caso de sospecha de delitos graves, como el terrorismo o por motivos de seguridad nacional.

Ahora, todas las garantías que tenían los periodistas de no poder ser vigilados o detenidos han desaparecido alegando estos el motivo de “salvaguardar la seguridad nacional”.

La plataforma europea de derechos digitales (EDRI) ha denunciado este párrafo ya que “no solo debilitaría las salvaguardias, sino que en realidad incentivaría el uso de software espía contra periodistas a discreción de los Estados miembros”

Francia, uno de los países que ha presionado para incluir este párrafo en la ley, ha sufrido hace poco un caso de este calibre, ya que la periodista Arianne Lavrilleux fue detenida por revelar secretos de defensa nacional en una operación encubierta en Egipto.

Simultáneamente a este caso, se negociaba la EMFA en Bruselas, contra la que se movilizan los sindicatos de periodistas y demás plataformas para que la prohiban. La Eurocámara votará su posición –de cara a la negociación posterior con el Consejo y la Comisión en los trílogos– en el próximo Pleno.

La asesora senior de políticas públicas de EDRI, Chloé Berthélémy, argumentó que “La EMFA es la primera oportunidad a escala de la UE de prohibir la vigilancia mediante programas espía, aunque solo sea para un grupo específico. Si perdemos esta oportunidad para los periodistas, la perderemos para todos los demás”

Otro punto de la ley tiene que ver con la protección de medios en países que son más restrictivos con la información que se difunde, como, por ejemplo, Polonia y Hungría. Se busca preservar el trabajo de los periodistas, aunque a la hora de definir qué son los medios de comunicación surge la preocupación de que al ser un concepto amplio y que abarca tantas plataformas, esto derive en un coladero de páginas agit-prop de la extrema derecha.

Se está buscando la manera de solucionar esto, con medidas como la propuesta de una ventana de negociación con una duración de 24 horas, antes de que una gran plataforma pueda proceder a suspender o restringir contenidos. Sin embargo, esto no convence a todos los informadores y la Asociación de la Industria Informática y de las Comunicaciones considera que “Esta exención permitiría a los delincuentes hacerse pasar por medios de comunicación para difundir desinformación durante 24 horas antes de que las plataformas puedan retirarla”

A principios de este mes de octubre, la Eurocámara fijará su posición de cara a las negociaciones con la Comisión Europea y los 27 que pilotarán la presidencia española. Se espera que la nueva regulación quede aprobada a principios del año que viene.