Reseña Nosotros en la Luna Alice Kellen

0
340
LAURA VEGA GONZÁLEZ  |  Fotografía: Pinterest  |

Cuando Rhys y Ginger se conocen en las calles de la ciudad de la luz, no imaginan que sus vidas se unirán para siempre, a pesar de la distancia y de que no puedan ser más diferentes. Ella vive en Londres y a veces se siente tan perdida que se ha olvidado hasta de sus propios sueños. Él es incapaz de quedarse quieto en ningún lugar y cree saber quién es. Y cada noche su amistad crece entre emails llenos de confidencias, dudas e inquietudes. Pero ¿qué ocurre cuando el paso del tiempo pone a prueba su relación? ¿Es posible colgarse de la luna junto a otra persona sin poner en riesgo el corazón?

Una historia sobre el amor, el destino y la búsqueda de uno mismo.

Alice Kellen es el seudónimo con el que se conoce a esta autora española de novela romántica juvenil, que es una de las más leídas de estos últimos años.  Su primera novela Llévame a cualquier lugar, fue publicada por la editorial Neo en formato físico en 2014, a partir de ahí sus lectores no han hecho más que crecer. A sus 34 años ha anunciado el lanzamiento de la que ya será su publicación número veinte, titulada Donde todo brilla. Sus novelas se caracterizan por su estilo sencillo, lo que las hace lecturas entretenidas y fáciles de leer. De esas que vienen muy bien cuando solo quieres desconectar un rato de la rutina o las típicas que lees en verano tumbado en la playa tomando el sol. Porque sus novelas podrían ser perfectamente la definición de calma.

Nosotros en la Luna es un claro ejemplo de esto. En esta novela en la que nos cuenta la historia de amor de sus protagonistas Rhys y Ginger, la autora consigue trasladarnos hasta París y nos va descubriendo los rincones más románticos de esta ciudad.

La historia comienza cuando Ginger decide hacer un viaje de ida y vuelta a París tras romper con su novio. Mientras se pelea con la máquina de sacar los billetes de metro, conoce a Rhys, el chico con el que pasará el día entero y que le hará un tour por la ciudad hasta que llega el momento de despedirse. Es entonces cuando la protagonista se da cuenta de que quiere mantener el contacto con este chico tan especial y decide darle su dirección de email. Aquí empieza un continuo intercambio de correos. Con ellos se podrán ir descubriendo los sentimientos de estos personajes y las vivencias de cada uno.

Es un formato muy original que permite al lector, a través de una forma dinámica, adentrarse más en los personajes gracias a las conversaciones que mantienen a lo largo de los capítulos. Además, te mantiene todo el rato en vilo y con ganas de saber si en algún momento darán el paso. Si dejarán de lado por fin la correspondencia por correo para verse de nuevo en persona y mantener contacto cara a cara.

La forma de ser de los personajes encaja a la perfección con la historia y con la relación que tienen entre ellos porque son todo lo contrario. Eso es lo que lo hace aún más divertido e interesante. Ella necesita tenerlo todo bajo control y tiene su vida planificada al milímetro, mientras que él está siempre viajando porque no le gusta establecerse demasiado tiempo en ningún sitio. Pero lo bueno de esto, es que no son personajes planos, tanto uno como otro a lo largo de la historia van creciendo, cambiando y mejorando su forma de ser.