Saw X, un cambio de estilo, aunque no a mejor.

0
157
Poster de la película Saw X
Pablo Cabrero Herrero  | Fotografía: Poster Oficial de la Película

El viernes 29 de septiembre se estrenó Saw X, la última película de la longeva saga de horror Saw. Esta dirigida por Kevin Greutert, el cual había sido ya director de la sexta y séptima entrega de la saga. Cuenta en el elenco con el ya clásico en la saga Tobin Bell, el cual hace aparición en 9 de las 11 películas que conforman la saga (incluso cuando su personaje murió en la tercera película). A él se le añaden Shawnee Smith (otra cara conocida de la saga), Synnøve Macody Lund y Steven Brand, formando un reparto que, sin destacar, no es lo peor de la película.

Empezando por lo positivo, en el apartado técnico la película tiene un gran punto a favor. El filme cuenta con un estilo propio muy marcado que encaja de gran forma con el tono de la saga. Cuenta con un montaje que deja crecer a la película en los momentos de tranquilidad y se vuelve frenético y exagerado (en el mejor de los sentidos) en los momentos más oscuros y perturbadores de la cinta. La fotografía tiene contrastes muy marcados en cada mitad de la película, de unos tonos dorados en la primera, dando el tono de calma; pasando en la segunda a fuertes negros, mucho contraste y unos enfoques inquietantes cuando empieza la carnicería. Como punto negativo, México no se libra del estereotípico filtro amarillo con el que las películas estadounidenses suelen acompañar este país. Como última punto a favor, la banda sonora es un gran acierto, obviamente liderada por el tema clásico de la saga.

En cuanto a lo negativo el guion hace aguas por todos lados. Lo que uno espera de esta saga no son guiones de gran profundidad, ni obras maestras del drama, pero si espera al menos una película entretenida, con variedad de muertes y torturas de distinto tipo, así es el ser humano, al fin y al cabo, sin embargo, ni eso consigue. La primera mitad es lenta, una construcción para el resto, pero el giro de guion es tan obvio que se convierte en una larga travesía por conversaciones que no te aportan nada porque desde el principio ya supones que todos mienten.

La parte final es más el estilo de la saga, pero tampoco llega a lo esperado y es que tras diez películas y un spin-off llenas de las más variopintas ejecuciones, alguien cortándose una extremidad o una decapitación no sorprende. Sí hay una muy sorprendente, oscura y realmente macabra, que prefiero no desvelar ya que es posiblemente la mejor escena de la cinta. Aún así la prueba en si ni siquiera tiene demasiado sentido y hasta injusta para el jugador, más de lo normal. El final es hasta ridículo, otro plot twist tan obvio que no sorprende para nada, además de que el final de la villana es demasiado piadoso, es la peor de todos y aún así la que menos sufre. Y es otro problema, los personajes, que no aprenden nada durante el desarrollo de la trama, empiezan igual que acaban (los que sobreviven claro).

En conclusión, aunque tenía un gran potencial para dar algo distinto y refrescante, se queda en algo que no llega a ser mediocre. Un apartado técnico que esta bien, pero no compensa un guion desastroso, aburrido y sin ningún tipo de sentido. Entiendo que si eres fan de la saga pueda gustarte, pillarás la referencias y quedaras satisfecho, pero si no es una película que no merece la pena, una medianía que no es tan mala para reírte pero que esta bastante lejos de ser una buena película.