Critical Zone: desde la clandestinidad para la crítica

0
150
Miguel Li Fernández Fernández  |Fotografía: Miguel Li Fernández

El director y guionista Ali Ahmadzadeh cuenta la historia de un narcotraficante en pleno Teherán. Una proyección donde se puede ver una parte del mundo de la droga en Irán. Sí, ese país donde la censura está al orden del día y donde el velo es una imposición para las mujeres.

Si uno mira Critical Zone se dará cuenta de que no se asemeja con lo que se cuenta en las noticias. Si se ahonda en los símbolos se puede ver como hay una mujer que, bajo los efectos de las drogas, sale de un coche y grita ‘fuck you’ varias veces y sin el velo puesto. Toda una protesta a las limitaciones impuestas por el régimen de los ayatolás. Hay que apuntar que se grabó en 2019, antes de la muerte de Mahsa Amini por no llevar el velo bien puesto, supuestamente.

Otro de los símbolos a tener en cuenta es la figura del GPS. Su labor cada noche es transportar la droga por toda la ciudad. Esta labor la realiza con Un GPS, que le va indicando todo lo que tiene que hacer. Pero más allá de lo obvio, es uno de los símbolos más recurrentes debido a la alegoría de las dictaduras, entre ellas la iraní, que dictan todo lo que se tiene que hacer en cada aspecto de la vida.

Libertad es lo que falta en Teherán y donde se grabó de forma clandestina la película, razón por la que las pocas escenas en exteriores de Teherán son de madrugada, sin apenas tráfico. Además, el director tiene prohibido la salida del país. Una película que ha tenido el respaldo y reconocimiento europeo al recibir el premio.