Carolina Amo: ‘A veces la actualidad no es suficiente y tienes que buscar historias’

0
495
ANA GIL ARIAS Fotografía: Carolina Amo García

Carolina Amo García es una estudiante del último curso de Periodismo. Actualmente, está compaginando sus estudios con sus prácticas en la cárcel de la Moraleja, en Palencia.

Pregunta: ¿Por qué decidiste estudiar Periodismo?

Respuesta: Desde pequeña me ha encantado escribir, siempre estaba escribiendo. Además, mi padre es kiosquero, lo que me hacía estar muy unida a esa parte del periodismo en papel que, ahora, se está perdiendo. Estaba muy informada, escuchaba mucho la radio, veía muchos informativos… Se podría decir que el periodismo siempre ha estado en mi vida.

Pregunta: ¿Quiénes son tus referentes?

Respuesta: Si te soy sincera, no tengo referentes como tal. Sí que es verdad que leo a algunos columnistas y artículos de opinión de gente que me gusta, como Vallisoletanías, el de J. Peláez de El Norte de Castilla. Este me gusta mucho porque habla de Valladolid, ciudad en la que me he criado y que me gusta mucho. Peláez te va haciendo un recorrido por todos los barrios de Valladolid, contándote cómo es vivir aquí, y me gusta mucho como escribe.

Pregunta: ¿Te arrepientes de haber escogido esta carrera?

Respuesta: No, no me arrepiento. Seguramente, si preguntas a más personas te dirán que sí, pero no es mi caso. Me arrepiento un poco del plan de estudios, pero, como yo no lo decido, no puedo hacer nada. Esta era mi primera opción, después iban Historia del arte y Psicología, nada que ver. Sí es cierto que primero y segundo son años bastante teóricos, pero hacer las prácticas de empresa te abre mucho la mente. Ahí fue cuando realmente decidí que sí valía para el periodismo y que verdaderamente me gustaba. La carrera, en general, me ha abierto muchas puertas y me ha ayudado a trabajar en lo que me gusta.

Pregunta: ¿Has aprendido algo, una lección de vida a nivel profesional, que quieras destacar?

Respuesta: He aprendido que a veces la actualidad no es suficiente y tienes que buscar historias. El storytelling es muy importante. Puede haber un tema actual muy jugoso, pero, a lo mejor, hay una persona que tiene una historia muy relevante y que merece la pena contar y tú tienes que luchar por sacarla adelante. También, que los periodistas somos relaciones públicas y tenemos que tener un contacto antes y después con los entrevistados, ser muy activos y tener bastante labia. Eso me ha aportado muchísimo, antes me daba vergüenza hasta pedir un café. Ahora pido yo todo, voy a los sitios… Hay que echarle cara, y eso es algo que vas aprendiendo.

Pregunta: ¿Cómo ha sido pasar de ir a clase a ir a trabajar?

Respuesta: Mis prácticas de empresa las hice en verano y ahora estoy en la cárcel de la Moraleja. Trabajar es un mundo completamente diferente. Sí que es cierto que en la universidad te preparan para el mundo laboral, pero realmente no dejas de estar sentado en un asiento, escuchando lo que dice el profesor. Trabajar es muchísimo más que eso, no tiene nada que ver con lo que te enseñan en las aulas. Es un paso muy grande en el que tienes mayor independencia y autonomía. No puedes hacer como en clase y saltarte un día de trabajo. Es un paso que, como persona, me ha enriquecido: he conocido a mucha gente y he hecho muchos contactos con los que a día de hoy me sigo relacionando.

Imagen de Carolina con un niño durante uno de sus reportajes con la asociación Pajarillos Educa

Pregunta: ¿Por qué decidiste hacer prácticas sociales en una asociación?

Respuesta: En un principio no tenía pensado hacerlas, pero a mí siempre me han llamado las historias de las personas que necesitan contarlas y que nunca han tenido un reconocimiento público. Hacer las prácticas en la cárcel me ha ayudado a estar con los presos, un sector bastante estigmatizado, y poder darle otro enfoque, ver sus necesidades y ayudarles a través de textos que nos íbamos enviando, saber cómo opinaban… Me ha abierto la mente. Es que para mí el periodismo es eso, abrir la mente a cosas nuevas y a hacerte preguntas que nunca antes te habías formulado y que luego las cosas surjan, que las escribas con tu sello personal y queden para la posteridad.

Pregunta: ¿En qué consiste exactamente este trabajo?

Respuesta: En el primer cuatrimestre, realicé reportajes sobre cómo eran los módulos en la cárcel. También, hice otro más vinculado con la parte de psicología y educación dentro de la propia cárcel. Hacía fotografías y asistía a las actividades realizadas por los presos, como teatro, cosas manuales, algo de informática… Ahora estoy haciendo un 24 horas: acompañar en todo momento a una persona, con unas necesidades determinadas y luego transcribirlo. También, estoy haciendo algo parecido pero contando la historia desde el punto de vista de la persona.

Pregunta: Ahora que has entrado en el mundo laboral, ¿notas alguna discriminación por ser mujer?

Respuesta: No, no me he sentido discriminada ni que me hacen de menos. No he vivido una mala experiencia ni con compañeros ni con jefes.

Pregunta: ¿Qué consejo darías a los periodistas que aún estamos en la carrera?

Respuesta: Bueno, yo aún sigo estudiando, me queda el TFG (risas). Pero yo os diría que tengáis muchísima vocación y muchísima paciencia. Las cosas nunca salen a la primera, y a veces ni a la segunda ni a la tercera. Yo, que estoy más metida en el reportaje, os diría que a veces os van a dar un tema, no os va a gustar y vais a pensar: ¿qué mierda es esto? Yo de aquí no puedo sacar datos. ¿Qué hago? De cada tema siempre hay una persona con una historia superinteresante que hay que salir a buscar. No os conforméis con lo primero que escribís ni con la primera fotografía que toméis. Y quereos mucho y respetaos entre vosotros. Ayudaos, el compañero no es competencia y dos cabezas piensan mejor que una.