Las buenas prácticas empiezan con nosotros mismos

0
917
Mesa Redonda de las VII Jornadas Periodismo Social
Mesa Redonda de las VII Jornadas Periodismo Social
ARANTZA PERELLÓ DUARTE | Fotografías: Alba Camazón Pinilla

Dijo Galeano en su Libro de los abrazos: «Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos». Y en esto consistió, un poco, las VII Jornadas de Periodismo Social, que no podían terminar de otra manera. Lo hicieron, y por la puerta grande. El pasado miércoles, día 16, a las 12 de la mañana, la profesora del Área de Periodismo Alicia Gil Torres moderó una mesa redonda que reunió cuatro grandes propuestas e iniciativas periodísticas que optan por aquella parte de la sociedad que los medios masivos no atrapan, para darles voz, acercando, así, a los asistentes proyectos nuevos y sociales. Proyectos que nos unen con un sector que no suele salir en los medios convencionales, al que se daña, a veces, con un lenguaje que no es el adecuado. Ellos, sin embargo, dan voz a los que no la tienen, a los que tienen algo que decir más allá de si es vendible o noticiable, a los que portan una historia que daría para escribir un libro.

Así, Esther Duque presentó su proyecto Gaceta de Castilla y León, de la que es directora -entre otros proyectos, como Palencia Free-. Se trata de una publicación dirigida a personas mayores; hecha, incluso y en algunas ocasiones, por ellas y ellos mismo. Pues, para Duque, «no hay periodismo de calidad si no se piensa en el lector.»

José Luís Alcalde e Ignacio Gil –director y responsable, respectivamente, del medio online Palabras Menores– llegaron para transmitir al público que creen en las personas y que lo más importante para ellos es la historia que cada uno de nosotros tenemos detrás, porque todos tenemos una.

Por su parte, Susana Gutiérrez y Virginia Pecharromán –psicóloga y coordinadora del programa- presentaron el programa de radio La Línea Intermedia, protagonizado por personas con enfermedades mentales. Acerca a los oyentes, a través de las ondas y de Internet, las inquietudes, miedos, alegrías y curiosidades de sus locutores.

Y por último, y presente a través de Skype, Magda Bandera habló de su proyecto La Mareadel que es directora. Una revista mensual -en papel y digital– surgida tras el cierre de la edición en papel del diario Público y del que forman parte una amplia parte de la plantilla de aquel. Un medio sin publicidad y del que hablan sobre “cualquier tema que no suele salir en los medios actuales».

.

La noticia somos todos

La Gaceta de Castilla y León
ejemplares de La Gaceta de Castilla y León. Fotografía: Alba Camazón.

Esther Duque, nada más terminar la carrera de Periodismo y finalizar sus prácticas, se dio cuenta de que no había un medio que aunase a una sola voz, a la voz de las personas mayores. Y comenzó un proyecto, con dedicación y empeño, que “expresa la verdad de las personas mayores.” Un medio por y para ellos, pues “deben ser considerados parte integral de la sociedad y no como un sector de la misma.” 

Por su parte, Palabras Menores es un medio de comunicación online que, según su director, José Luís Alcalde, “pone en el centro de la información a aquellas personas que viven situaciones especiales. Queremos ofrecer un espacio para que esas personas cuenten sus vivencias». Y defiende que la calidad de su proyecto está en la calidad de las personas, su eje principal y su prioridad. Porque, ¿qué sería de nosotros sin nosotros mismos y sin los de nuestro alrededor…?

La Línea Intermedia, por su parte, es el programa de radio que, una vez al mes, da a conocer a este colectivo. “La línea intermedia es una línea entre la locura y la cordura. No se me ocurre un nombre mejor», dice Virginia con orgullo al poder hacer de altavoz para un grupo que se muestra, en cada programa, tal y como es. “El programa –dice su presentadora, Susana Gutiérrez- ayuda a relativizar la enfermedad. En él nos examinamos, hablamos de nosotros mismos, nos sentimos acompañados y vislumbramos un mundo mejor en el que participar».

Porque todos, absolutamente todos, tenemos un sitio en este mundo, aunque pensemos a veces que no. Todos somos iguales por encima de todas las cosas: del físico, de las enfermedades, de los problemas, de las alegrías… Porque siempre podremos encontrar una salida a cualquier dificultad que se nos ponga por delante y siempre habrá un medio de comunicación que, por pequeño que sea, quiera darnos voz. Porque al final, sin ti, no hay periodismo.