La nueva vida de Ani Queen en la capital

0
2836
BELÉN RODRÍGUEZ FERRERO | Fotografía: Ani Queen  |

Ani Queen es una vallisoletana de 20 años que recientemente ha dejado atrás su cómoda vida en Parquesol, el barrio donde se ha criado, para mudarse a la capital con el objetivo de impulsar su carrera artística. Su pasión por la música comenzó desde que era pequeña y siempre ha sentido el apoyo de su familia, como ha marcado durante la entrevista.

Pregunta: Hace unos meses dio un concierto por el Lorencito Fest, ¿era su primer concierto?

Respuesta: No era mi primer concierto pero si que era la primera vez que tocaba con una banda y que podría cantar todas mis canciones. He hecho conciertos pero he cantado covers. Mis primeros conciertos fueron en el colegio. Los di con una profesora de canto haciendo covers, con el coro y tal, pero el primer concierto más serio que me ha marcado es el que di en Coocon. Este concierto fue en 2019, cuando saqué Vintage.

P: ¿Tuvo la acogida que esperaba?

R: La verdad es que no me esperaba que fuera a haber tanta gente ni que tanta gente se supera la canción, la cantara y disfrutara de ello. Me hizo muchísima ilusión y me marcó un montón.

P: Comenzó en Valladolid y actualmente vive en Madrid, ¿ha notado una evolución tanto personal como con el nuevo equipo que le rodea?

R: Sí, lo he notado. Intento que (obviamente no todos) pero que sigan en mi equipo. Si hay personas trabajadoras que me funcionan y que quieren estar en mi equipo les quiero dentro, estando en Madrid o en Honolulú. Obviamente las cosas han cambiado y siento una evolución muy muy grande  en cuanto donde me encontraba hace tiempo. Si tu me llegas a decir hace un año que voy a estar en Madrid y que voy a hacer esto te digo ‘Venga, tú estas loco’.

P: ¿Se siente respaldada por su familia?

R: Mi familia siempre ha estado ahí. Siempre está y ha estado. Si mis padres pudiesen estar aquí, vivir aquí y trabajar aquí para ayudarme, sinceramente creo que lo harían. Mis padres no solo me han ayudado en cuanto a los conciertos, sino que me han educado muy bien. Son empresarios, quiero decirte, que lo llevamos en la sangre, entonces es una lucha constante, por así decirlo, de sacarte tu mismo las castañas del fuego, porque a mí no me las saca nadie, así que me las tengo que sacar yo sí o sí. Cada vez que alguien me ha dicho ‘eso que vas a hacer Ana… eso es imposible’, mi padre me ha dicho ‘si si, es imposible pero luego qué, luego lo haces y, salga bien o mal, se acaba haciendo’.

P: Fortune Teller es lo primero que sale al buscar su nombre en Spotify, ¿cómo la describiría?

R : Fortune Teller es una canción que le escribí a alguien que estaba en mi vida, que no es ni fue mi pareja. Es una canción en la que hablo de una persona importante que estaba en mi vida en la cual yo confié y esa persona se lucro de mí. No solo se lucró de mí sino que además, como digo en la letra “gracias a ellos y gracias a él”: gracias ellos, todos tus amiguitos, y gracias a ti, porque os estáis lucrando de mi. Es una canción de frustración mía como mujer dentro de la música, en la que hablo de que “me decías que sin ti yo iba a ser una mierda, que no me iba a escuchar nadie, que nadie me iba apoyar… pues mírame ahora que me apoyan y no me va tan mal como tú decías que me iba a ir”. Es una canción de evolución, de crecimiento.

P:¿Va a hacer colaboraciones?

R: Sí, de hecho estoy terminando una que se llama “No se nota” y es un chico de Galicia que conocí por las redes que el tío apunta maneras. Se llama Martín Medina.

P:¿Sus letras son autocomposiciones? Si es así, ¿en qué se inspira?

R: Sí, todas las letras las hago yo. Mayoritariamente en cosas que me han pasado y lo que me transmite la música.